Ante la sequía que agobia al país emprenden Operación Agua Bendita

imageRotate

El ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, desarrolla en el embalse de Guri, estado Bolívar, la Operación Agua Bendita, que comprende la inspección a los niveles de este reservorio de agua alimentado por el río Caroní, que moviliza las turbinas de la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar y de las centrales Francisco de Miranda (Caruachi) y Antonio Jose de Sucre (Macagua).

La evaluación del embalse comenzó el martes, cuando Motta Domínguez hizo un primer recorrido para revisar las condiciones del cuerpo de agua.

Hoy el ministro, acompañado de buzos de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) y de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), evaluará las condiciones y nivel del agua frente a la Casa de Máquinas 2, a la altura del vano B de la Unidad 20, de la Central Simón Bolívar, reseñó AVN.

El ministro informó que el equipo de buzos descendió en el Lago de Guri.”El objetivo es verificar la distancia que hay entre la superficie y la toma de boca de agua”

La inspección arrojó como resultado que esa toma coincide con la cota 238, dando un pequeño margen de maniobra a las autoridades eléctricas en esta “crítica situación” del embalse, según señaló.

“Entre la actual cota de 249 metros sobre el nivel del mar (msnm) y la toma de agua distan 11 metros. Sin embargo vamos a seguir tomando en cuenta la cota 240 por seguridad”, destacó Motta.

Este embalse ha sido fuertemente afectado por la sequía provocada por el fenómeno climatológico El Niño y las autoridades nacionales siguen de cerca su evolución para tomar medidas que garanticen la continuidad del funcionamiento de las centrales del bajo Caroní hasta la llegada de las próximas lluvias.

Por otra parte el experto internacional en energía, José Aguilar, se refirió este miércoles al colapso del servicio eléctrico en Venezuela y alertó que el país podría quedarse sin suficiente energía en un par de meses.

Aguilar advirtió que el paupérrimo estado de la red eléctrica del país, manejada por el gobierno, podría llevar a que Venezuela instale un racionamiento que sólo ofrezca energía durante 10 horas diarias y aseguró que esto significa “apagar al país”.

“Estamos en peligro de que esto (racionamientos masivos) nos ocurra a nosotros y cada día que el gobierno retrase tomar decisiones va a ser muchísimo más agudo para el país. Tienen que quitarse unos 3 mil megavatios todos los días en Venezuela de 10 a 12 horas y eso tiene que ser repartido, fuera del estado Bolívar, entonces eso va a herir de muerte a la poca industria y comercio que nos queda”, explicó.

“La electricidad es la materia prima fundamental de la sociedad. Es totalmente irresponsable, deplorable y sumamente demagógico que tengamos un presidente hablando de decreto de Emergencia Económica, de consejos productivos, de Venezuela potencia, pero ¿con qué si la materia prima es la energía y no la tienen?”, expuso el experto.

Asimismo, remarcó que “la corrupción es el verdadero Niño. No es el fenómeno de El Niño el culpable. El Guri nunca estuvo diseñado para echarse a toda Venezuela a cuesta, para eso existe un parque termoeléctrico”.

Agregó que Venezuela gastó 40 mil millones de dólares en 6 años y la semana pasada “el diputado Juan Chávez del Gran Polo Patriótico dijo que el país tiene 5 mil 500 megavatios termoeléctricos disponibles. ¿Qué es eso? Usted tiene 17 mil 500 megavatios instalados, es decir que 9 mil de esos megavatios en condición de cero. No producen nada. Tienen los otros 8 mil 500 que arrancan y cuando se les empieza a exigir megavatios, entonces se frenan en los 6 mil 500 porque recalientan porque no les han hecho mantenimiento“.

“Esta gente vive es pendiente del próximo guiso, no de cuidar y mantener lo que ellos recibieron, que fue un sistema eléctrico vanguardia y envidia de América Latina”, sentenció.

A consideración del ingeniero, lo primero que hay que hacer para solucionar los problemas de Venezuela, es “salir de esta gente”, dice en referencia clara al gobierno de Nicolás Maduro. “Tuvieron 6 años y 40 mil millones de dólares y no hicieron nada. La solución de Venezuela pasa por un cambio político“, manifestó.

Sin embargo, subrayó que “eso no es suficiente”. “Necesitamos otro tipo de gobernantes, que sean diferentes, que pongan en las diferentes jefaturas del país a los más honestos y a los más capaces“, mencionó.

El rescate del sistema eléctrico venezolano va a depender de dos recursos, según Aguilera. Primero, un cambio en el modelo de gestión. “Aunque usted ponga a Superman allí, si no se cambia la estructura, ese modelo será la kriptonita que debilite hasta al más capaz”.

En segundo lugar, señaló el tiempo. Según Aguilera tomaría al menos un año para estar “semi-decentes” y al menos dos años para eliminar “las recurrencias de estos problemas absurdos que tenemos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *