Ni vivos ni muertos, siguen sin aparecer los mineros en Tumeremo

imageRotate
Familiares de desaparecidos continúan la protesta en Tumeremo

A tres días de la desaparición de los mineros en Tumeremo los familiares de los 28 mineros continúan con la protesta exigiendo la aparición de los cuerpos, púes ellos aseguran que los  trabajadores de la mina Atenas fueron masacrados .

El alcalde Carlos Chancelor aseguró durante el fin de semana que 17 de las personas desaparecidas son habitantes del municipio.

Familiares de estos trancaron los accesos al pueblo a la altura de la Troncal 10.

El clamor ha sido el mismo: que les entreguen los cadáveres de los mineros desaparecidos.

Aseguran que fueron asesinados por bandas armadas que intentaron controlar la mina, donde el viernes, aparentemente, consiguieron un gran yacimiento de oro que generó una movilización masiva.

Pese a que las autoridades no han encontrado evidencias que demuestren la masacre, los familiares aseguran que sí ocurrió. Esto ha causado controversia, pues el propio gobernador de la entidad, Francisco Rangel Gómez, aseguró ayer que “hasta el momento no existe un solo elemento que demuestre que haya fallecidos o masacrados”. A su juicio, desde que hubo la manifestación en la zona se implementó un trabajo especial de investigación con 500 funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana, comandado por el general Jesús Mantilla, jefe de la Zona Operativa de Defensa Integral (ZODI-Bolívar)

Puede que las palabras del gobernador de Bolívar, Francisco Rangel Gómez, el sábado, con las que negaba la posibilidad de que en Tumeremo hubo una matanza de mineros, hayan sido el impulso. Lo cierto es que en la capital del municipio Sifontes, desde ese día, no cesa la protesta, reseñó el Correo del Caroní en su portal web.

La consigna de las familias y vecinos del pueblo ha prevalecido. Y no se trata de que haya justicia, siquiera. Porque no hay fe en la justicia venezolana. La consigna es que aparezcan los cadáveres de los mineros: están convencidos de que fueron asesinados.

Eso definió la jornada del lunes. Entre otros hechos. Todo se resume así:

Tres días después, el defensor del Pueblo, Tarek William Saab, nombra cuatro fiscales para investigar el caso de Tumeremo, que se suman a los fiscales designados por el Ministerio Público el sábado.

Mervin Ortega, fiscal 42 con competencia nacional, llegó al municipio Sifontes con la promesa de aligerar las investigaciones y facilitar el trabajo a la justicia. Tomó testimonios de los familiares de los mineros desaparecidos, pero más que apoyo los parientes sintieron que el fiscal llegó al sur de Bolívar con el deseo claro de levantar la tranca, una meta que no logró.

El diputado a la Asamblea Nacional, Américo De Grazia, denunció que fiscales vendieron los testigos a la Guardia Nacional Bolivariana. Retó a Rangel Gómez a renunciar a la Gobernación de Bolívar en caso de que aparezcan los cadáveres.

Luego de haber dicho que la teoría de una masacre era un invento de la derecha, Rangel Gómez recula y considera la posibilidad de que haya cadáveres, tras un enfrentamiento entre bandas que desde hace años y con connivencia militar controlan la operación de las minas. En el municipio Sifontes, se mencionan los alias de El Topo, Juancho, Fabio, el Potro y El Gordo, supuestos líderes de los yacimientos auríferos.

Juan Cohello, padre de uno de los desaparecidos, señaló, con base en las palabras de un testigo, que “quien asesinó a mi hijo tenía un chaleco del Sebin“. Uno de los sobrevivientes relató a la periodista de este medio, Clavel Rangel, que hubo balacera y muertos en la mina Atenas de Tumeremo.

Un trabajo de BBC Mundo aportó una nueva arista. “Acá llegaron una cantidad de mineros baleados, apuñalados, golpeados, que habían logrado escapar de la masacre”, contó un doctor que estaba de guardia en el Hospital José Gregorio Hernández de Tumeremo. “Los cuerpos de los muertos nunca llegaron a la morgue, parece que los botaron en fosas comunes”, relató.

El diputado Francisco Sucre anunció que solicitará a la Asamblea Nacional una interpelación al gobernador de Bolívar. Este martes el pleno de la Asamblea Nacional abordará los hechos en Tumeremo como el primer punto de la agenda de sesión.

Medios gubernamentales insistieron en mantener el silencio sobre el caso.

El diputado Rachid Yasbek lamentó que a la minería en Bolívar la convirtieran en una forma de muerte. El ex diputado Andrés Velásquez sostuvo que el gobierno está obligado a aclarar caso de desaparecidos en Tumeremo.

El día terminó como comenzó. Con las familias en la calle exigiendo al Estado una respuesta ante la desaparición de los mineros, como constató a la medianoche del lunes la periodista Pableysa Ostos desde Tumeremo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *