A propósito del día mundial de la Radio

****Lo Escuche y No Lo Puedo Creer, ¡Ponga La radio a Ver que dice!*****

(Miguel Mendoza D. Pasante UNICA)

Desde su invención la radio ha sido el acompañante perfecto para todos, a donde quiera que vamos la escuchamos para distraernos, enterarnos de lo que pueda estar sucediendo en un momento determinado a nuestro alrededor e incluso obtener alguna información que sea de nuestro interés.

Este acompañante por excelencia surgió luego de una serie de experimentos de investigadores, comenzando por Alexander Graham Bell que en 1876 logró transmitir la voz humana a través de cables eléctricos. Un poco más adelante el británico James Maxwell genera su teoría sobre las ondas electromagnéticas, y para 1888 en Alemania Heinrich Hertz la demuestra dando nacimiento a las ondas hertzianas.

Para 1897 Guglielmo Marconi, joven físico italiano, logra la patente de un nuevo invento basado en las investigaciones de Maxwell y Hertz: La Radio.

Sin embargo, aún faltaba ir más allá, ya que, a pesar de lograr la primera transmisión inalámbrica entre Inglaterra y Francia en 1899, no sería sino hasta 1906 cuando Reginald A. Fessenden quien había construido un transmisor capaz de llevar señales más complejas que el código morse, lograría llevar la voz humana a través de este medio.

El crecimiento de la radio fue rápido (y aún no se detiene), para 1908 se realiza la primera emisión de carácter privado y en 1912 los ciudadanos son informados durante tres días consecutivos del hundimiento del Titanic por David Sarnhoff.

Es en 1920 cuando se funda en Pittsburg, Estados Unidos la que es considerada la primera emisora comercial: la KDKA y dos años más tarde ya existían más de 600 emisoras en todo el mundo.

En Venezuela los primeros pasos en radiodifusión fueron dados por Luis Roberto Scholtz y Alfredo Möler, quienes, durante la dictadura de Juan Vicente Gómez en 1926, logran fundar AYRE primera estación radial en nuestro país, pero esta incursión no tuvo mucha suerte, pues sólo duro dos años cesando sus funciones debido a problemas económicos y sobre todo los de índole político.

El 9 de diciembre de 1930 sale al aire la primera emisora comercial del país la YV1BC (Broadcasting Caracas), impulsada por Williams H. Phelps, Edgar Anzola y Ricardo Espina que se transformaría luego de cinco años en Radio Caracas, pero es el 10 cuando sale oficialmente según lo reseñado por la cámara de radio en su página oficial (http://www.camradio.org/documentos/historia.PDF).

A partir de ese momento comienza el auge de radio emisoras por todo el país, se funda Radiodifusora Venezuela, Radio Rumbos y su cadena nacional, Radio Continente, Ecos del Torbes en San Cristóbal, La Voz de Carabobo, Ondas del Lago, Radio Universidad en Mérida, La voz del Tigre y muchas más.

Pero la Radio nunca ha parado de evolucionar, para cada vez hacer llegar más y mejor sonido a la audiencia; al principio se realizaban los programas en vivo, luego se utiliza la grabación que permitía mejorar la calidad de los programas y esta grabaciones cada vez se realizan en equipos mejorados cada día, pasando por los discos de vinil y acetato y el recordado “reel”, los cajetines para las cuñas hasta llegar a los “cd” y ya en nuestro tiempo la computadora donde se almacena prácticamente toda la programación.

Al principio la radio se escuchaba en AM (amplitud modulada) y en onda corta, y buscando lo mejor para la audiencia existieron algunas emisoras que adquirieron equipos que les permitía emitir su señal en AM estéreo (como la recordada y ya desaparecida Exitos1560 en Mérida), pero no tuvo mucho auge ya que eran muy pocos los receptores que podían reproducir en esta forma. En Venezuela no fue sino hasta 1988 cuando el gobierno otorgo los permisos para que pudieran operar emisoras en la llamada F.M (frecuencia modulada).

Pero más allá de la forma como fue inventada, su evolución y transformación, La Radio es el medio de comunicación que más llega a todas las masas, quizás por su propias características (credibilidad, inmediatez y accesibilidad entre otras) y que puede llegar en un momento dado a movilizar a un poblado, cabe recordar el episodio vivido en Estados Unidos en 1938 cuando Orson Welles logró sembrar pánico en la población al emitir la obra Teatral la guerra de los Mundos, donde la mayoría pensó que realmente aquello que narraba Welles estaba ocurriendo.

Como medio de información ha estado en los grandes momentos de la historia desde su invención, en nuestro país sirvió para que se le dijera a la nación lo que sucedía a la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez; y en historia más reciente quien no seguía las incidencias del Caracazo en 1989 a través de su radio receptor.

Definitivamente La radio es un valioso elemento de información y comunicación y si no me cree, piense un momento: cuando pasa algo extraordinario ¿no le dice a alguien?: Ponga La Radio A ver qué dice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *