Al menos 11 muertos en atentado en San Petersburgo

***Rusia permanece en alerta tras el mortal ataque mortal  e informaron el desmantelamiento de un segundo artefacto explosivo***

EFE

Al menos 11 personas murieron y 45 resultaron heridas en una explosión que se produjo la tarde de este lunes en una estación de metro de San Petersburgo, en el noroeste de Rusia, y que los investigadores creen que se trató de un atentado terrorista.

El artefacto explotó en un tren en marcha que circulaba bajo la ciudad de cinco millones de habitantes, la segunda mayor del país, que sufre por primera vez un atentado de este tipo, señaló DPA.

La Fiscalía estatal cree se trató de un atentado terrorista. Las autoridades buscan a dos sospechosos del ataque. Se cree que uno fue el que colocó la bomba debajo de un asiento del tren, mientras que el otro supuestamente puso una bomba en la estación que no detonó.

Según los investigadores, la bomba explotó a las 2:40 pm locales en un tren que circulaba entre las estaciones de Sennaya Ploshchad y Tekhnologuicheskiy Institut, en el centro de la ciudad.  

“El maquinista tomó la decisión correcta al no parar y circular hasta la siguiente estación” para que las víctimas recibieran ayuda inmediata”, dijo una portavoz del comité estatal de investigación, Svetlana Petrenko. Así, probablemente se salvaron vidas. 

El artefacto que explotó era al parecer una bomba casera llena de trozos de metal, aseguró la agencia de noticias estatal RIA Novosti. En Internet circulaban imágenes de los vagones del metro destrozados.

El presidente ruso, Vladimir Putin, estaba precisamente este lunes en San Petersburgo, su ciudad natal, para mantener un encuentro con su homólogo belaruso, Alexander Lukashenko, pero permaneció en el barrio de Strelna, a las afueras, según dijo su portavoz.

Según las primeras investigaciones, no había ningún atacante suicida. Las cámaras de video captaron la imagen de una persona que se cree fue quien puso la bomba en el vagón, informó la agencia Interfax.

“Hubo un destello. Me caí, miré hacia atrás y vi gente muerta”, aseguró un testigo con su cara ensangrentada en un video subido a YouTube.

Algunas fuentes oficiales calcularon la fuerza de la explosión entre 200 y 300 gramos de TNT. En la estación afectada se formó una gran nube de humo.

Poco después se encontró otro artefacto sin explotar en la estación de metro de Ploshchad Vosstaniya, situada bajo la principal estación de trenes de San Petersburgo. Especialistas del servicio secreto ruso FSB la desactivaron. Se trataba de un explosivo de un kilo de peso.

Las autoridades anunciaron en principio el cierre de toda la red de metro de la ciudad. El servicio se retomó por la noche, aunque la línea afectada sólo circulaba por unas pocas estaciones.

También en el aeropuerto de Pulkovo de San Petersburgo y en el metro de la capital Moscú se reforzaron las medidas de seguridad.

A lo largo del día, las autoridades dieron cifras contradictorias sobre el número de víctimas.

Las autoridades esclarecerán la explosión, prometió Putin, que ofreció sus condolencias a las familias de las víctimas. “Estamos estudiando todas las opciones, tanto que se trate de un acto criminal como de carácter terrorista”, dijo citado por la agencia de noticias Interfax.

Todos los indicios apuntan a un atentado terrorista, dijo, sin embargo, Viktor Ozerov, diputado del Consejo de la Federación, la segunda Cámara rusa.

En el pasado se produjeron varios atentados contra el metro de Moscú que dejaron numerosos muertos, en su mayoría relacionados con el terrorismo islamista de Chechenia. Pero en San Petersburgo, la antigua ciudad de los zares y un importante destino turístico, no había habido hasta ahora atentados terroristas.

Nadie se atribuyó de inmediato el ataque. En las dos últimas décadas, los aviones y trenes rusos han sido con frecuencia blanco de ataques de terrorismo, usualmente por parte de extremistas islámicos.

Reportes de prensa señalaron inicialmente que la policía estaba buscando a dos sospechosos, y la televisión estatal rusa mostró una fotografía de un sospechoso que vestía un gorro característico de las regiones musulmanas de Rusia. Pero después, la agencia de noticias Interfax reportó que fuentes anónimas señalaron que la policía sospechaba que se trató de un atacante suicida.

El Comité Investigador, la principal agencia de investigación criminal del país, dijo que había iniciado una pesquisa con base en el supuesto de que se trató de un acto de terrorismo, pero agregó que se están considerando otras posibilidades.

San Petersburgo, un importante destino turístico famoso por sus palacios y abundantes museos de arte, se había salvado de registrar atentados, acotío AP.

“A partir de ahora me dará miedo abordar el tren subterráneo”, comentó Marina Ilyina, de 30 años, quien llevó flores a la estación donde se detuvo el tren después de la explosión. “Nosotros en San Petersburgo pensamos que no seríamos tocados por eso”, acotó.

Un video amateur que fue transmitido por la televisión rusa mostraba gente acostada sobre el andén de la estación Instituto Tecnológico, y a otras personas sangrando y llorando poco después de que llegó el tren a la estación.

“Había humo por todas partes, vinieron muchos bomberos”, relató María Smirnova, una estudiante que iba en el tren justo detrás del que sufrió el atentado.

“Los bomberos nos gritaban que corriéramos hacia las salidas y todo el mundo empezó a correr, todo el mundo estaba presa del pánico”, dijo Smirnova  a la televisora independiente Dozhd.

Condena mundial

El ataque fue condenado por el presidente estadounidense, Donald Trump. “Terrible. Es algo terrible. Está sucediendo en todo el mundo. Una cosa absolutamente terrible”, dijo a la prensa en Washington respondiendo a una pregunta sobre el ataque.

“Estados Unidos condena este censurable ataque y acto de violencia. Nuestros pensamientos y oraciones están con los heridos y con el pueblo ruso, y expresamos nuestras más sentidas condolencias a los seres queridos (de) quienes han sido asesinados y heridos”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, en su conferencia de prensa diaria, acotó Efe.

“Ataques como éste, a ciudadanos de a pie que están simplemente viviendo su vida, nos recuerdan que el mundo debe trabajar unido para combatir la violencia en todas las formas”, añadió Spicer.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) y el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, enviaron también sus condolencias al pueblo ruso por el ataque. 

“Los responsables de este horrible hecho deben responder ante la justicia”, consideró el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. 

La Unión Europea (UE), a través de su alta representante para la Política Exterior, Federica Mogherini, envió sus condolencias al ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, y condenó “en los términos más firmes posibles” el atentado y todos los actos de violencia, añadió Efe.

“Nuestros pensamientos están con la gente de Rusia, en particular con aquellos que han perdido a sus seres queridos”, señala la declaración del Servicio Europeo de Acción Exterior.

En nombre de España, el rey Felipe VI telefoneó esta tarde al presidente Putin para expresar su condena al atentado cometido en San Petersburgo y mostrar sus condolencias por las víctimas, informaron fuentes de la Casa Real.

El Gobierno español condenó asimismo “de la manera más inequívoca y enérgica” el atentado terrorista y expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas, a las autoridades y a todo el pueblo ruso.

Según el presidente en ejercicio de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europea (OSCE), el ministro de Exteriores de Austria, Sebastian Kurz, “este ataque brutal no debe asustarnos, sino más bien unirnos en la lucha contra el asesinato, la violencia y el terrorismo”.

“Esta brutalidad es incomprensible. Debemos estar unidos en la lucha contra este tipo de violencia”, afirmó por su parte el secretario general de la OSCE, el italiano Lamberto Zannier.

En Roma, el ministro de Exteriores de Italia, Angelino Alfano, lamentó lo sucedido en el metro de San Petersburgo y transmitió un mensaje de “unidad contra el terror”.

“Profundo pésame y cercanía de Italia al Estado y al pueblo ruso. Continuaremos unidos en la lucha contra el terror”, escribió Alfano en la red social Twitter.

Líderes de varios Estados latinoamericanos, como los presidentes boliviano, Evo Morales, y nicaragüense, Daniel Ortega, se solidarizaron con Rusia tras el atentado, que también fue condenado rotundamente por los Gobiernos de Siria, Egipto, Baréin y Emiratos Árabes Unidos. 

El Ejecutivo sirio, que recibe apoyo militar de Moscú en la guerra en su territorio, fue uno de los primeros países de la región en reaccionar. 

Una fuente del ministerio de Asuntos Exteriores sirio calificó este ataque de “acto cobarde” de terrorismo, en un comunicado publicado por la agencia de noticias oficial SANA.

La fuente expresó “la compasión y solidaridad” de Siria con los dirigentes y el pueblo de Rusia y ofreció sus condolencias a las familias de las víctimas.

Egipto condenó el atentado en términos similares y aprovechó la ocasión para reiterar la necesidad de que se adopte una estrategia amplia para afrontar el fenómeno del terrorismo en sus dimensiones intelectual, financiera y organizativa, según un comunicado del ministerio de Exteriores citado por la agencia oficial MENA.

El Gobierno venezolano condenó categóricamente el atentado con bomba en el metro de San Petersburgo que causó al menos once muertos, al tiempo que destacó que “la heroica” Rusia combate el terrorismo “sin falsas posturas”.

Mediante un comunicado de la Cancillería de Venezuela, el presidente de ese país, Nicolás Maduro, expresó su solidaridad y condolencias al pueblo ruso y a su homólogo, Vladímir Putin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *