Estados Unidos ataca Siria con misiles

***El ataque es como respuesta al supuesto uso de armas químicas por parte de gobierno de Bashar al Assad***

BBC

“Es vital para los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos prevenir y disuadir la expansión de las armas químicas”, justificó Trump desde Florida, donde se reunió este jueves con el presidente chino, Xi Jinping.

“No hay duda de que Siria usó armas químicas prohibidas”, insistió el mandatario.

La acción estadounidense es una respuesta al supuesto ataque con armas químicas cerca de la ciudad siria de Idlib el pasado martes y cuyas imágenes, especialmente los niños asfixiados por gas sarín, dieron la vuelta al mundo.

El gobierno de Al Assad niega haber usado armas químicas y rechaza toda responsabilidad en lo sucedido. La televisión estatal siria calificó el ataque de EE.UU. como un “acto de agresión”.

“Cómplice”

Un alto funcionario estadounidense informó que lanzaron más de 59 misiles de tipo Tomahawk desde buques en el Mediterráneo. El objetivo era la base aérea de Shayrat, en las cercanías de Homs, desde donde Estados Unidos cree que se lanzó el ataque con armas químicas del martes.

El Pentágono señaló que Estados Unidos había informado a varios países, entre ellos Rusia, que tiene fuerzas desplegadas en el país tras haber intervenido en 2015 a favor del gobierno.

Sin embargo, el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, aseguró que no lo hicieron buscando autorización de Moscú.

Tillerson afirmó que Rusia o bien fue “cómplice” o bien actuó de manera “incompetente” al no impedir que Siria, su aliado, usara armas químicas.

“Consecuencias negativas”

Horas antes del ataque, Rusia había advertido de “consecuencias negativas” si Washington emprendía una acción militar contra Siria.

“Toda la responsabilidad estará en quienes dieron inicio a una tan dudosa como trágica empresa”, dijo el embajador ruso ante Naciones Unidas, Vladimir Safronkov.

La declaración la hizo después de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas volviera a finalizar una jornada sin acordar una respuesta adecuada al uso de armas químicas en Idlib, donde murieron al menos 86 personas, incluidos 27 niños.

Tillerson, había dicho el sábado que Al Assad no debería tener ningún papel en el futuro de Siria. Con la declaración de Tillerson, el gobierno de Trump daba un giro de 180º en lo que venía siendo su discurso sobre Siria.

El ataque es “vital para la seguridad nacional“, dijo el propio Trump, quien recordó que el líder sirio, Bashar al Assad, atacó con gas neurotóxico a “hombres, mujeres y niños indefensos“.

Para Trump, “todos los países civilizados” deberían contribuir al fin del conflicto Siria”.

Este ataque constituyó la respuesta estadounidense a un presunto ataque químico que dejó al menos 86 muertos esta semana en el noroeste de Siria y provocó la indignación de la comunidad internacional. Washington culpó a Assad por el ataque.

Una fuente del Pentágono informó que 59 misiles teleguiados Tomahawk habían sido lanzados, en especial contra la base aérea siria de Shayrat, desde donde analistas estadounidenses están convencidos que partió el ataque con un gas neurotóxico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *