Se desprende de la Antártida un gigantesco iceberg

***La principal preocupación de los científicos es saber hacia dónde se dirigirá la gran masa de hielo, que tiene un tamaño de 5800 kilómetros cuadrados***

Uno de los mayores icebergs de la historia, del tamaño de 10 urbes como Madrid o de cuatro como Ciudad de México, se ha desprendido de la Antártida. El bloque de hielo, de 5.800 kilómetros cuadrados y un billón de toneladas, será probablemente bautizado como A68, según los científicos del proyecto Midas, una misión británica que investiga los efectos del calentamiento global en el continente helado.

“Es uno de los mayores icebergs registrados y su futuro es difícil de predecir. Puede mantenerse como una sola pieza, pero es más plausible que se rompa en varios fragmentos. Una parte del hielo puede permanecer en la zona durante décadas, mientras que otras partes podrían ir a la deriva hacia el norte”, explica en un comunicado el glaciólogo Adrian Luckman, líder del proyecto Midas. Hace una semana, la Agencia Espacial Europea (ESA) alertó de que el iceberg podría suponer “un peligro para el tráfico marítimo”.

El iceberg, que ocupa unos 5.800 kilómetros cuadrados y pesa 1 billón de toneladas, es 2 veces más grande que Mallorca, 4 que Ciudad de México y 10 que Madrid. Y si no hay ningún cambio, se llamará A-68.

Los peligros de una gran masa de agua dulce congelada que flota a la deriva por el océano son muchos. El daño que puede causar a los navegantes o la destrucción de la fauna del lugar donde pueda llegar a impactar, preocupan a los científicos. Por lo que es importante tener controlado el rumbo del iceberg.

¿Hacia dónde irá el bloque de hielo?

En una entrevista a la BBC, Anna Hogg, experta en observaciones satelitales de la Universidad de Leeds, ha explicado que “el movimiento de los icebergs está controlado mayormente por los vientos de la atmósfera y las corrientes oceánicas que empujan al bloque de hielo que está por debajo de la superficie del agua”. Pero el rumbo que tome el banco también puede variar por la simetría de lecho marino, o los accidentes geográficos submarinos. “Las pequeñas montañas en el fondo del mar, pueden ser lo suficientemente altas como para hacer que el témpano permanezca en el mismo sitio por un tiempo”, afirma Hogg.

Si se mueve de su posición original, el billón de toneladas de hielo viajará alrededor de la Antártida, siguiendo la corrientes costera, que gira por el continente en el sentido contrario a las agujas del reloj. Cuando el bloque de hielo llegue a la punta, seguirá moviéndose hacia el norte. Será entonces cuando el iceberg empezará a sufrir transformaciones que pueden ser peligrosas.

Tardará en derretirse, pero se fragmentará

La principal transformación que sufrirá el bloque de hielo no será la disminución de tamaño por derretirse, es más probable que empiece a fragmentarse en icebergs de menor tamaño. Un bloque de hielo tan grande como el ‘A-68’ no supone un peligro real para los navegantes, ya que se puede detectar a mucha distancia. Pero los pequeños son mucho mas imprevisibles y preocupan fuertemente al sector de los cruceros, principalmente los más habituales que provienen de América del Sur. Cuando se desmembra un iceberg es difícil calcular cuanto hielo queda bajo el agua.

¿Y si toca tierra?

El sitio donde más icebergs van a parar es la plataforma de hielo superficial que rodea la isla de Georgia del Sur. Cuando los glaciares impactan con otra superficie, vuelcan miles de millones de toneladas de agua dulce y esto supone un grave problema para el ambiente marino local. El iceberg baja la temperatura del agua y cambia las corrientes. El impacto ambiental es muy grave y puede llegar a alterar los ciclos alimentarios de los animales que habitan la isla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *