Al menos 40 muertos deja desplome de puente en Italia

***El martes, un tramo de cien metros del puente Morandi, en Génova, que tiene un kilómetro de longitud y una altura de 90 metros, se vino abajo y sepultó a varios vehículos bajo los escombros.***

El derrumbe de la estructura que hasta ahora ha dejado al menos 40 personas fallecidas entre ellas tres menores, se produjo este martes al mediodía por causas que aún se desconocen y que serán esclarecidas en una investigación que se iniciará en las próximas horas. Todo apunta a un error estructural y falta de mantenimiento, ya que son varios los expertos que remarcan sus “graves problemas de corrosión” y su diseño “obsoleto”.

Desde la construcción del viaducto, empezada en 1963 y finalizada en 1967, el puente Morandi, que discurre por la autopista A10 en Génova, siempre ha sido objeto de polémica. Una de las más sonadas es la del ingeniero Antonio Brencich, profesor de Construcción de la Universidad de Génova, quien en una entrevista publicada en la web Ingegneri.info ya alertaba de la peligrosidad de la estructura en julio de 2016. “El viaducto de Morandi presentó inmediatamente varios aspectos problemáticos, además del aumento en los costes de construcción estimados”, dijo Brencich.

“Hubo una evaluación errónea de los efectos retardados (viscosidad) del cemento, que produjo una superficie no horizontal”, añadía Brencich en dicha entrevista, que este martes apareció nuevamente publicada en el mencionado portal con un titular bastante elocuente: “Una tragedia anunciada”.

Mientras, el ministerio de Transportes de Italia ha anunciado que van a “auditar” todos los puentes y túneles del país. Danilo Toninelli ha reclamado además la dimisión de la cúpula directiva de Autostrade, la empresa concesionaria de la autopista A-10 y del puente Morandi, y ha anunciado la revocación de las concesiones a la empresa encargada del mantenimiento del puente y una posible multa de hasta 150 millones de euros.

“Si ellos no son capaces de gestionar nuestras autopistas, lo hará el Estado”, ha asegurado Toninelli, que confirma que el Gobierno va a poner en marcha “un verdadero ‘plan Marshall’ para asegurar las infraestructuras del país”, muchas de las cuales fueron construidas en los años 60 y 70. “Las compañías que administran nuestras autopistas se embolsan los peajes más caros de Europa, mientras que pagan concesiones a precios vergonzosos. Ingresan miles de millones, pagan unos pocos millones de impuestos y ni siquiera realizan el mantenimiento necesario para puentes y carreteras”, expuso.

Desde la concesionaria de autopistas Autostrade afirman que el viaducto estaba sometido a controles periódicos sujeros a la normativa del país. En un comunicado, la empresa remarcan que los resultados de los controles “llevados a cabo por sujetos externos autorizados siempre han brindado a las estructuras técnicas de la compañía garantías adecuadas sobre el estado de la infraestructura”. Envía, además, un mensaje de apoyo a las víctimas

“Los responsables lo pagarán caro”

El puente Morandi, de un kilómetro de longitud y una altura de 90 metros, se vino abajo y sepultó bajo los escombros a una treintena de coches y tres camiones. Dicho viaducto transcurre sobre una zona urbana en la que hay centro comerciales, edificios residenciales y áreas industriales que han sido evacuadas. “Los responsables, con nombre y apellidos, lo pagarán caro”, ha señalado el ministro del Interior, Matteo Salvini.

Cortesía Hispantv

Ante el riesgo de que se caigan otras partes del puente, las autoridades italianas han acordonado toda la zona y han pedido a los residentes que viven en las inmediaciones del viaducto que recojan sus cosas y no regresen a sus casas hasta nuevo aviso. Durante todo este miércoles, los bomberos seguirán trabajando en la zona con el objetivo de desescombrar algunos puntos y salvar a las personas que han quedado atrapadas bajo enormes bloques de cemento.

“Escuché un crujido y todo se vino abajo”

Sentí un golpe que me hizo volar, me golpeé contra una pared y caí unos 10 metros. Ya no recuerdo más”. Estas son las primeras palabras de un camionero que ha sobrevivido al derrumbre. Recogidas por el diario italiano ‘La Repubblica’, el superviviente remarca que escuchó “un crujido” y que “todo se vino abajo”.

Andrea Rescin fue una de las primeras personas que vio el puente partido en dos. “El puente de Morandi se derrumbó”, fueron sus primeras palabras al 112 italiano desde el balcón de su casa. “Parecía una bomba. Lo primero que me vino a la mente fue una explosión”, cuenta al ‘Il Corriere’.

Otro de los testigos fue Giuseppe Cominotti, que vive en una colina frente al puente. “Vi un rayo caer, se levantó humo y cuando se diluyó el puente ya no estaba”, afirma. Y es que la teoría de que un rayo fue el causante del derrumbe comenzó a tomar fuerza la tarde de este martes, sin embargo es la “hipótesis menos factible” de las que se barajan, tal y como explica Octavio Domosti, ingeniero y redactor en ‘Jot Down’ a El Confidencial.

Hay quien apunta que la lluvia que caía sobre Génova en ese momento fue un factor que pudo desencadenar el accidente, pero los expertos rechazan este punto. Lo que sí cobra fuerza y ya es la hipótesis principal es que el puente se derrumbó por falta de mantenimiento y un posible fallo estructural desde su construcción. Y es que ya en 2016 varios expertos alertaron de que el Morandi era un “puente enfermo” y en la actualidad Atlantia estaba reforzando la estructura del viaducto desde hacía semanas, motivo por el cual ha sido suspendida de cotización.

Corrosión y diseño obsoleto

Según publica este miércoles ‘La República’, la caída del puente no ha pillado por sorpresa a algunos expertos ya que “estaba constantemente en obras” y tenía “graves problemas de corrosión”. “Estaba diseñado de una forma que ha quedado obsoleta“, explica un ingeniero a este diario italiano, que remarca que estaba construido con hormigón y no con metal “por lo que su estructura es más endeble”.

“Lo que no se tenía en cuenta en la época es que, con las continuas vibraciones del tránsito, el cemento se microagrieta, y deja pasar el aire, que alcanza la estructura interna de metal y la hace oxidar. Por lo tanto falla la función original del cemento, que debería proteger el metal”, añade.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *