Entre disturbios y militares dejando a Maduro para unirse a Guaidó se dió el día de ayuda humanitaria a Venezuela

***En la frontera con Brasil se reporto una persona muerta y mas de 20 heridos mientras que en la de Colombia se reporta varios heridos en Ureña así como en el puente binacional Santander se dieron enfrentamientos con la GNB***

Solo un camión logró ingresar con la ayuda humanitaria a territorio venezolano para luego ser retenido por miembros de la GNB, esto se produjo en Santa Elena de Huairén donde los disturbios no se hicieron esperar.

El presidente encargado, Juan Guaidó, anunció este sábado que ya ingresó un primer camión desde Roraima, Brasil, con ayuda humanitaria para Venezuela, pese al cierre fronterizo ordenado por el Gobierno de Nicolás Maduro. “¡Esto es un gran logro, Venezuela!”, acotó el jefe del Parlamento a través de su cuenta en Twitter.

Entre tanto en la frontera colombo venezolana el intento fue infructuoso y como resultado fueron quemados tres de los cuatro camiones que llevarían la ayuda humanitaria a Venezuela, según dijeron testigos, por parte de los efectivos castrenses. Al final de la tarde persistían los enfrentamientos entre los que querían que la ayuda llegara y efectivos de la GNB y la policía bolivariana Los tres camiones que intentaban cruzar el puente Francisco de Paula Santander con ayuda humanitaria para Venezuela fueron incendiados este sábado, aunque buena parte de la carga pudo ser retirada a tiempo y llevada de regreso a territorio colombiano.

Los Hechos

Los venezolanos han vivido este sábado otro punto de inflexión en el enfrentamiento entre el chavismo y la oposición a Nicolás Maduro. La operación que Juan Guaidó puso en marcha en las fronteras, que con el apoyo directo o la solidaridad de la inmensa mayoría de la llamada comunidad internacional busca introducir ayuda humanitaria en el país,  un nuevo escenario al margen del resultado de la convocatoria. La represión impidió la entrega de medicinas y alimentos dirigidos a 300.000 ciudadanos en riesgo de muerte, rechazada de forma tajante por el sucesor de Hugo Chávez, que la achaca una injerencia de Estados Unidos. La jornada ha disparado la tensión en los pasos fronterizos de Colombia, donde se han registrado graves incidentes, disturbios y cargas policiales.

En la ciudad de San Antonio de Táchira, que linda con la ciudad colombiana de Cúcuta, se han producido choques entre las fuerzas de seguridad, la población y los seguidores de Guaidó, quien el viernes cruzó la frontera para liderar el operativo en abierto desafío al Gobierno que le prohibió salir del país. Los agentes intentaron dispersar a los manifestantes con gases lacrimógenos y balazos. Ha habido episodios de violencia en el lado venezolano de los puentes de Tienditas y Simón Bolívar. Al caos atribuido por la oposición a miembros de colectivos de paramilitares chavistas se añadió la represión de los uniformados en respuesta a los manifestantes, que el oficialismo considera responsables de los disturbios.

El intento de Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional que hace un mes juró como jefe de Estado interino, de quebrar la unidad de los militares logró al menos 23 deserciones de agentes de la Guardia Nacional Bolivariana y dos de la Policía Nacional que custodiaban la frontera. Se entregaron a las autoridades de Migración Colombia y pidieron refugio en el país vecino.

Mientras miles de voluntarios seguían intentando introducir en el país los cargamentos con ayuda, procedentes en su mayoría de EE UU, en Caracas una multitud de manifestantes se dirigía hacia la base aérea de La Carlota. Llegaron a rodearla al mediodía entre gritos de “solado, escucha, únete a la lucha”. El respaldo de las Fuerzas Armadas es clave para alcanzar el poder en Venezuela, donde el aparato estatal está profundamente militarizado, y Guaidó lleva semanas apelando a la conciencia de su cúpula y bases para convencerles de que den la espalda a Maduro.

Este sábado se ha reunido en Cúcuta con algunos de esos desertores. “Los soldados con quienes he hablado han respondido a su deseo de vida y futuro para sus hijos que el usurpador no les garantiza. Soldado venezolano, el mensaje es claro. Haz lo que te manda la Constitución. Habrá amnistía y garantías para quienes se pongan del lado del pueblo”, les recordó. También lanzó un mensaje a las bases chavistas aún fieles al expresidente muerto en 2013 y cada vez más insatisfechas con Maduro. Su intención es incorporarlos en un proceso de transición y por eso insistió en que su pulso “es de todos y por todos los venezolanos”. “Quiero hacerle un especial llamado al pueblo chavista y a quienes estuvieron cerca de sumarse al lado de la Constitución, de la convivencia democrática y el bienestar para todos”.

También el oficialismo buscó una imagen de exhibición de fuerza, como viene siendo habitual, para contraprogramar los actos de la oposición. El mandatario compareció junto al palacio presidencial de Miraflores ante sus seguidores, en su mayoría empleados públicos. Aseguró que “reta formalmente” a su adversario a convocar elecciones y se esforzó en demostrar que 30 días después, en referencia a la proclamación de Guaidó, “el golpe de Estado ha fracasado”. Al mismo tiempo, le lanzó una advertencia. “Habrá justicia en Venezuela. Para que haya paz habrá justicia”, dijo. Aludía Maduro al incumplimiento de la orden expresa, emitida por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), de abandonar Venezuela.

En definitiva, el chavismo recurrió a su manual de siempre, acusando a los opositores de montar un “show” en la frontera y provocar los incidentes. “Han perturbado la vida llevando la guarimba [la protesta] al pueblo de San Antonio. Quemaron un autobús. Un show para perturbarles la vida y la tranquilidad a los hermosos pueblos de la frontera. Ayer [por el viernes] me vi obligado a cerrar los puentes fronterizos hasta nuevo aviso y estoy evaluando qué hacer. Ustedes saben que yo no le temo a nada”, dijo antes de llamar a los militares y a los cientos de miles de milicianos armados por el Gobierno a levantarse si le pasara algo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *